Pol Badía vivió una espiral de autodestrucción, alcohol y sexo compulsivo tras su ruptura con Adara

Después de su expulsión en la Gala 9, el exconcursante habla de una de las etapas más difíciles de su vida.

Antes de su paso por la casa de 'Gran Hermano VIP', tanto Adara Molinero como Pol Badía concursaron en la decimoséptima edición de 'Gran Hermano'. Fue en la casa donde comenzaron una relación, que fue clave en su edición y que tuvo triángulo amoroso con Miguel Vilas. Pero apenas un año después, en 2017, anunciaron su ruptura. Y dos años más tarde, Pol se ha confesado en Lecturas sobre qué ocurrió tras su separación y cómo el Maestro Joao llegó a su vida.





En la entrevista, Pol analiza unos meses que fueron difíciles para él, no solo por la ruptura, sino también por la muerte de su abuela y de uno de sus amigos: "Me dio por salir de fiesta, me bebía hasta el agua de los floreros, era mi forma de escape". Reconoce también que en ese momento no se dejaba ayudar por sus familiares.
Pol también habla de cómo refugiarse en la fiesta y salir "por y para ligar", lo que incluyó sexo compulsivo, fue "autodestrucción pura y dura". Pese a todo, confiesa que no tocó las drogas, más allá del alcohol, y que no consideró el suicidio, pero que en ese momento le daba igual no llegar a despertarse. "De no ser por Joao no sé qué hubiera sido de mí", explica sobre su relación con el vidente, que llegó a su vida un año después de la ruptura y se convirtió en su tabla de salvación.

Su paso por 'GH VIP 7'

Cuando comenzó el concurso, Pol era el encargado de defender a su pareja, Joao, en las galas. Posteriormente se convirtió en concursante y entró en la casa en un momento en el que su relación con el vidente no parecía estar en su mejor momento. Pese a todo, ambos han reconocido el cariño que se tienen, pero también la necesidad de repensar su relación lejos de las cámaras.

 Fuente: Formulatv

Otros artículos interesantes

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario