'GH VIP 6': La tensa "hora del té" de Miriam y Mónica con la que han conseguido el baño y la lavadora

Las grandes enfrentadas en la casa de Guadalix de la Sierra llegaron a un acuerdo con Jorge Javier por el que conseguirían ambos privilegios a cambio de diez minutos de conversación cordial.

La tercera gala de 'Gran Hermano VIP: Límite 48 horas' comenzó con la recopilación del enfrentamiento entre MiriamMónica y Carlos Lozano en la visita que este último hizo a la casa en la noche del lunes 1 de octubre. Un encuentro en el que la distancia entre ambas peruanas aumentó, y por el que Jorge Javier aprovechó para lanzar un suculento reto: a cambio de recuperar el baño y la lavadora, ambas debían mantener una conversación cordial durante, mínimo, cinco minutos.


Nada más conocer la noticia, los habitantes de la casa de Guadalix de la Sierra ya tuvieron la ocasión de disfrutar del baño. Sin embargo, la permanencia de su uso dependía de Miriam y Mónica, quienes compartieron un té en la mañana del miércoles 3 de octubre. Con un estilo muy inglés, la organización del programa preparó un pequeño espacio en el jardín en el que ambas concursantes, con guantes incluidos, llegaron a superar incluso los diez minutos de conversación, tiempo con el que también conseguían la lavadora.
Con el fin de aguantar el máximo tiempo posible sin acabar a gritos, Miriam y Mónica optaron por hablar del segundo tema que las une, además de Carlos Lozano: Perú. En una conversación más o menos tensa, las concursantes compartieron información sobre sus orígenes, su familia o sus platos favoritos, entre otros temas; aunque otros, como los noviazgos de Miriam, fueron interrumpidos antes de acabar mal. "No quiero entrar en terrenos pantanosos", afirmaba Mónica, al llegar a ese punto.

"No quiero discutir"

A pesar de lo distendido de la conversación, la tensa calma que reinaba entre las dos tuvo ciertos momentos de peligro, sobre todo uno en particular. En medio de la conversación, ambas acabaron hablando de sus madres, lo que acabó empujando a Miriam a hacer un comentario que no pareció agradar a Mónica. "Eres muy buena madre", alabó la peruana. Sin embargo, lejos de agradecer sus palabras, su paisana decidió cortar el asunto de raíz: "Vamos a cambiar de tema, que no quiero discutir", zanjaba Mónica.

Fuente: FormulaTV

Otros artículos interesantes

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario